Crece la desigualdad en la distribución de la renta en los países de la OCDE

Se acaba de publicar por la OCDE un informe sobre la creciente desigualdad en la distribución de la renta en los países de la OCDE.

En conjunto la desigualdad está en el nivel más alto en los últimos 30 años

clip_image002_thumb[3]

 

La gráfica muestra el coeficiente de Gini en los países de la OCDE a mediados de los 80 y a finales de la década de los 2000. El año 2008 es la punta de la flecha y el 1985 la base de la flecha.

El coeficiente de Gini es una medida de la distribución de la renta. Tiene un valor de cero si todas las personas tienen la misma renta y un valor de 1 si una persona se lleva toda la renta. Fijémonos en como Estados Unidos tiene el valor más alto (más desigualdad) después de Méjico. España está aproximadamente como Italia.

España no aparece en la Gráfica debido a que la información sobre la distribución de la renta es escasa. A propósito la información que proporcionan la Agencia Tributaria o el Instituto Nacional de Estadística es limitada y tardía en comparación a otros países. La distribución de la renta ha ido empeorando también en España.

Estados Unidos

Es relevante examinar que ha pasado en Estados Unidos porque la política económica y la política fiscal de la neoliberal Europa toman como modelo las políticas de libre mercado, libre comercio, fiscales, etc. prevalentes en Estados Unidos. En España la situación de la distribución de la renta no es tan mala como en los Estados Unidos pero va por ese camino y por ahí va el resto de Europa.

clip_image004_thumb[3]

 

La gráfica muestra la evolución del % del PIB que se llevan antes de impuestos y transferencias el 1% y el 0,5% de la población con rentas más altas en los Estados Unidos.

La mala distribución de la renta puede corregirse en cierta medida por la vía de una política fiscal progresiva que redistribuya renta hacia abajo. En el caso de Estados Unidos la política de redistribución no ha sido un mecanismo poderoso de corrección. El problema principal es que el mercado “libre” ha ido concentrando renta y riqueza en las capas más altas y la redistribución fiscal ha tendido un impacto muy pequeño.

clip_image006_thumb[2]

 

La gráfica anterior muestra el cambio (crecimiento o caída) en la participación de la renta desde 1979 (antes de Reagan) al 2007.

Véase como todas las capas de la sociedad, han ido perdiendo participación en la renta nacional y como la gran ganancia se ha producido en la capa del 1% de rentas más altas.

Véase también como después de impuestos las cosas no cambian apenas.

Una política fiscal progresiva puede corregir algo la mala distribución de la renta, la batalla para una distribución más igualitaria debe librarse, sin embargo en el campo de la distribución antes de impuestos y transferencias.

No hay un acuerdo total en porque la renta ha ido concentrándose cada vez más en menos manos. Algunos factores citados con frecuencia son:

  • Hyper-Globalización que ha favorecido ante todo a las grandes empresas a costa del factor trabajo al que se le pide que compita. Esta obsesión con la competitividad sin duda alguna no es la repuesta a los problemas crecientes que tienen capas cada vez más amplias de las sociedades adelantadas para conseguir una renta suficiente y sin incertidumbres.
  • Avances tecnológicos avanzados que están reduciendo de forma cada vez más acelerada el número de trabajadores requeridos para llevar a cabo una tarea.
  • Desmantelamiento progresivo del poder negociador de los sindicatos, por la vía de la Globalización y de la batalla que se ha ido llevando a cabo contra los sindicatos. En el caso de España se les ha deslegitimado por las razones conocidas de falta de representatividad y otras pero se ha evitado por los gobiernos el facilitar el nacimiento y crecimiento de alternativas válidas.
  • El efecto Estrella. El mejor cantante puede alcanzar a todo el mundo por los canales de distribución globales. Su renta se dispara. El segundo mejor, con un talento muy cercano al del primero, ve como su renta es muchísimo menor que la del primero. Este efecto se produce en muchos sectores de la sociedad.

Remedios que puedan corregir la desigualdad

  • Educación. Se cita universalmente como solución. Cuanto más alto el nivel de educación mejor es la retribución y menor es el paro. Por consiguiente, más educación. Cada vez más el público tiene la percepción de que la educación es un requisito necesario pero no suficiente. España tiene una enorme cantidad de licenciados superiores trabajando en empleos por debajo de sus cualificaciones y la cantidad de licenciados superiores sin empleo es también muy alta.
  • Profundizar en la redistribución. ¿Tiene sentido que las rentas más altas paguen menos porcentaje de sus rentas en impuestos que el trabajador normal? Este es el caso en la mayoría de los países avanzados. Si se tienen en cuenta los impuestos indirectos (IVA) y las cotizaciones sociales el trabajador medio paga mucho más en impuestos que las rentas más altas.
  • Volver atrás en la globalización. Son muchos los expertos que consideran que los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio dirigidos a facilitar el comercio internacional han dado excesiva flexibilidad a las empresas sobre donde colocar sus instalaciones y donde vender sus productos, quitando a los gobiernos la mayor parte de las herramientas que tenían a la hora de controlar la conducta y las operaciones de las empresas. Si los gobiernos aprietan a las empresas estas pueden elegir mover sus operaciones, con lo que los gobiernos están en gran medida constreñidos en lo que pueden hacer. La globalización (junto a las ideas neoliberales prevalentes en estos momentos a nivel mundial en las economías desarrolladas) han privado a los Gobierno de las herramientas para llevar a cabo una redistribución más profunda, y todo se deja en las manos de la competitividad, algo que como hemos visto está llevando a mayor desigualdad. Son muchos los expertos que consideran que debería volverse atrás en muchas de la reglas de la OMC para dar más herramientas a los Gobiernos.

Finalmente, la desigualdad en la distribución de la restringe el crecimiento. EL FIM publicó en abril del 2011 un estudio titulado “Desigualdad y Crecimiento Insostenible: dos caras de la misma moneda” donde mantiene esta proposición.

Dos links que desarrollan el tema de la desigualdad en la distribución de la renta en los Estados Unidos.

La imposibilidad del ajuste fiscal que se nos pide

Las últimas cifras publicadas del déficit fiscal de todas las Administraciones Públicas es del 8.5% del PIB, es decir, unos 91.000 millones de Euros.

El compromiso con Europa es que en el 2012 el déficit no superará el 4.5% del PIB, es decir unos 48.000 millones.

El ajuste, entre subida de ingresos y reducción de gastos, es de 43.000 millones.

Veamos como este ajuste es imposible, salvo que se tomen acciones similares a las que los “amigos” y socios europeos han impuesto a Grecia.

¿Que va a pasar con los ingresos de las Administraciones Públicas?

Esta es la gran incógnita puesto que los ingresos dependerán de las subidas de impuestos y tasas y del nivel de actividad económica.

En el 2011, año en el que hubo un crecimiento del PIB del 0,7% y en el que las tasas de varios impuestos, principalmente el IVA, eran superiores a las del 2010, los ingresos fiscales fueron unos 5.000 millones menos que en el 2010.

Europa pronostica para España una caída del PIB del 1% para el 2012, los analistas del FMI pronostican una caída del 1.7%.

A nadie extrañaría que la caída del PIB en el 2012 supere el 2%

En estas circunstancias es casi imposible que la recaudación de las Administraciones Públicas por todos los conceptos crezca, es muy probable que caiga.

Para nuestros cálculos supondremos que la recaudación no subirá en el 2012 sobre el 2011. En mi opinión este es un supuesto optimista.

El impuesto de sucesiones.

Hay un impuesto que podría producir ingresos sustanciales, que no impactaría negativamente en la actividad económica y que además puede ser fuertemente progresivo: El impuesto de sucesiones debidamente implementado.

El volumen total de las herencias en España supera los 100.000 millones al año, la mayoría de ellos corresponde a patrimonios superiores al millón de Euros.

Un impuesto de sucesiones con una excepción del 100% hasta un millón de Euro y con una tasa del 45% a partir de ahí, sin excepciones tales como la de empresa familiar y otras que se aplican en el impuesto del patrimonio, podría recaudar entre 20 y 30.000 millones al año. Esto es 2.5% del PIB.

Si consideramos que en España la presión fiscal es de 8 puntos menos de PIB que en Francia y de 15 puntos de PIB que en los países nórdicos y que la distribución de la renta en España es la peor (la más desigual) de las grandes economías europeas no parece que una medida de este tipo sea excesiva o impropia.

Este es la estructura del impuesto de sucesiones que existía en los Estados Unidos hasta la reducción de impuestos (para los ricos) de Bush en el 2001 y a la que se volverá a finales de este año.

Nadie espera que se haga esto en España donde los ricos son uno de los bienes más protegidos por nuestros políticos. Se prefiere sacrificar a toda la población.

El recorte de gastos.

Supongamos que queremos reducir los gastos de todas las Administraciones Públicas en 43.000 millones a ver donde llegamos con unas medidas duras pero “razonables”.

  • Salarios de funcionarios y empleados públicos: 125.000 millones en el 2011. Una reducción del 5% representaría 6.000 millones.
  • Pensiones de todo tipo: menos de 100.000 millones. Una reducción del 5%, representaría 5.000 millones.
  • Sanidad: gastos totales, incluidos empleados y funcionarios, unos 75.000 millones. El gasto de personal será quizás unos 25.000 millones. ¿Alguien piensa que se pueden reducir más de 3.000 millones en todo lo que no es personal después de 3 años de austeridad que ya llevamos al cuerpo? Yo creo que será imposible, pero digamos que ahorraremos 3.000 millones para seguir calculando.
  • Educación es parecida a la sanidad, calculemos otra reducción de 3.000 millones, siendo muy optimistas.
  • Inversiones: En el 2011 los empleos de capital de todas las Administraciones Públicas fueron unos 30.000 millones. El golpe de ahorro que se va a dar no creo que pueda pasar de los 10.000 millones, algo que ya pondría en serios aprietos a las grandes constructoras de obras públicas y otros.
  • Después de 3 años de austeridad real en la mayoría de las partidas de gasto es impensable que se pueda reducir mucho más de forma razonable.

Este cálculo nos da el resultado siguiente de reducciones : Salarios – 6.000 m. Pensiones – 5.000 m. Sanidad – 3.000 m. Educación – 3.000 m. Inversiones 10.000 m. Total= 28.000 millones.

La reducción d3escrita es ya bastante draconiana, pero nos quedamos cortos en 15.000 millones, lo que equivale a un 1.5% del PIB. Esta es la razón por la que el Gobierno busca reducir el objetivo de déficit del 4.5% al 5.5% del PIB.

El peor de los casos

Si como es muy posible Europa insiste en que hay que bajar el déficit al 4.5% del PIB y los muy europeos del PP tratan de llegar ahí, los recortes tendrían que ser del 10% del salario de funcionarios, el 7% de las pensiones, etc. Este nivel de recorte nos metería en la dinámica de Grecia y Portugal: Caída brutal de la actividad económica, superior al 2%, subida del paro hasta los 6 millones en marzo del 2013, ciada de la recaudación fiscal en más de 10.000 millones y fracaso en alcanzar en nivel de déficit del 4.5%.

Ha llegado la hora de enfrentarse a una Europa, principalmente Alemania, que ha dejado de ser razonable y a la que da igual infligir cualquier nivel de desgracia económica en sus países socios y “amigos” como se ha demostrado en Grecia. Alemania a la que los españoles subsidiamos cada día por la vía del mecanismo perverso del Euro no tiene prisa y puede esperar a ver que pasa, eso sí, ya ha dicho en todos los tonos que no quiere poner más dinero.

Si el PP se somete a este tratamiento por Europa e impone este tipo de medidas merecería que la ciudadanía se le enfrentara en la calle y en las urnas.

Cuentas de las Administraciones Públicas, tercer trimestre 2011.

El Euro podría acabarse en abril

Las crisis de deuda avanzan muy despacio hasta el momento en que echan a correr de repente y la bomba estalla. En el caso de España el día 24 de abril se publican por la Agencia Tributaria las cifras de recaudación por caja del mes de marzo y el día 27 se anuncian las cifras de paro de la EPA (encuesta de población activa).

Consideren los siguientes hechos

El Gobierno espera recaudar en el 2012 12.000 millones más que en el 2011. Esto casi parece imposible con una economía en recesión cada vez más profunda. Por el momento, enero y febrero han mostrado sendas caídas de 1.000 millones. Mi impresión es que marzo mostrará otra caída.
Hace dos días apareció en la prensa un informe que decía que la EPA arrojaría una cifra de paro de 5,6 millones y ciertamente todo el mundo espera que la cifra de paro sea catastrófica.
La deuda de España cada vez tienes menos compradores que no sean los bancos españoles ayudados en este cometido por la infusión de liquidez del Banco Central Europeo iniciada a finales del 2011. Nadie quiere comprar deuda española porque cada vez es más probable que España, en un plazo no demasiado largo, acabe saliendo del Euro y los prestamistas acabarán cobrando en pesetas (devaluadas un 40% frente al dólar o frente al Euro si es que existe).
El Banco Central Europeo está llegando al límite de las compras directas de bonos españoles e italianos debido a la presión de Alemania que es responsable del 22% del balance del Banco Central Europeo. Es decir si España paga en pesetas al Banco Central Europeo, Alemania cobrará un 40% menos en Euros o Marcos. Alemania ya dijo hace casi dos años que de ninguna manera estaba dispuesta a pagar más para resolver la crisis y no ha cambiado su posición, al contrario.

Debido a estos hechos testarudos nos estamos acercando dada vez más al punto de resolución que los mercados están esperando, que el Euro salte. Puede pasar la semana que viene en que España tiene que emitir nuevamente deuda o puede que la cosa se prolongue, nadie lo sabe.

Si la recaudación fiscal flaquea, Rajoy tendrá que enfrentarse a decisiones extremadamente difíciles. La salida más fácil, probablemente la favorita del que decía saber lo que hay que hacer, es darle otra vuelta a la llave de tuercas de la austeridad, lo que nos metería más en el embudo de la recesión semejante a lo que los socios europeos han hecho con Grecia.

La otra salida es la salida del Euro, acompañada de austeridad a tope y de todo el mecanismo de control de capitales y demás medidas para establecer un semblante de normalidad en la economía española en un par de semanas.

Mi opinión es que España acabará saliendo del Euro porque no hay otra solución razonable. No sé cuando pasará, pero no me sorprendería que en el mes de abril España se viese forzada a declarar una suspensión de pagos con la consiguiente salida del Euro.

España no es rescatable por Europa (porque Alemania principalmente no quiere pagar). Aunque hubiese dinero España debería rehusar totalmente el ser rescatada y debería optar si llega el caso por salir del Euro con el apoyo del Fondo Monetario Internacional y del resto de los socios europeos. Con un 24% de paro y con la economía en recesión sería de locos el aplicar más austeridad.