European_flag_in_Karlskrona_2011

El PP más europeísta que los de Europa aunque se sacrifique innecesariamente a la población española

Oía hoy el discurso de Rajoy en Bruselas. La impresión es que una vez más España sacrifica los intereses de la nación por la idea de Europa.

España, que siempre ha sido Europa, se aproximó a la negociación del convenio de preferencia primero y a la negociación de adhesión completa con un complejo de inferioridad totalmente injustificado. De alguna manera pedíamos, sombrero en mano, que nos hicieran el favor de admitirnos en la Unión. El resultado de este complejo es que se sacrificaron innecesariamente los intereses económicos de la nación. El desmantelamiento industrial de España es resultado de la ansiedad de integrarnos en Europa antes de estar listos.

A partir de la entrada en Europa, los políticos españoles han sacrificado una y otra vez los intereses económicos de la nación por la idea de Europa. España nunca debió aprobar la entrada en Europa de los países de la Europa del Este sin compensaciones masivas. España pasó de ser la economía europea con menores costes y salarios a perder ese puesto. Alemania, por el contrario, ganaba nuevos mercados y nuevos plataformas con bajos costes de producción. España nunca debió aprobar tratados preferenciales con Marruecos, por ejemplo.

La entrada en el Euro ha tenido un coste masivo para España. Hemos tenido una burbuja de la construcción causada en gran medida por el Euro. Resultado de ello ha sido el paro del 23% que nos aqueja y con una economía estancada y con un crecimiento del sector exterior totalmente frenado por la pertenencia al Euro.

En estos momentos, Rajoy se aproxima a Europa diciendo SI a lo que propone Alemania, que es lo que conviene a Alemania y no lo que conviene a España. A España la perjudica enormemente el tener una moneda, el Euro, que está sobrevalorada para las necesidades de la economía española. Alemania se ve enormemente favorecida por el Euro, que está devaluada para lo que sería un Marco independiente del Euro. Esto hace que Alemania tenga pleno empleo y crezca mientras que España tenga una economía estancada y con destrucción de empleo desde hace 4 años.

La posición de Rajoy debía ser que Alemania tiene que sufrir como los demás. Si España va a apoyar las ideas Alemanas, Alemania a cambio apoyará la instauración de una política común industrial europea, similar a la política agrícola cuya misión sería el promover (forzar) la implantación por la vía de la inversión directa de empresas alemanas y de los países centrales del Euro en la periferia de Europa, con cuotas de inversión negociadas y con multas si no se cumplen como pretenden con la fiscalidad de los países. Esto hecho al mismo tiempo que se hace lo que le interesa a Alemania que es una Unión de Estabilidad. Esto llevaría a una convergencia rápida entre países que es lo único que a España puede interesarle del Euro.

Lo que pretende Alemania es que los países de la periferia se aprieten el cinturón y que los salarios bajen en estos países para mejorar su competitividad (no se sabe bien lo que significa competitividad). Esto, en vez de llevar a convergencia lleva a empobrecimiento de la periferia y divergencia.

Alemania está negociando para proteger sus intereses. España debería hacer lo mismo. España en esto momentos tiene una posición negociadora fuerte porque puede amenazar con la salida del Euro, algo enormemente favorable a medio plazo para España.

España en el Euro y sin que exista un mecanismo poderoso de convergencia se condena a marasmo económico y paro elevado por muchos años, quizás hasta que se rompa el Euro.

avatar

Redacción

La intención de este blog es difundir todas las noticias de la actualidad en cuanto a la economía del país. ¿Quién se anima a participar?

Deja un comentario