El matemático John Nash

John Nash, vida y obra del Premio Nobel de Economía

Difícilmente un profesor de matemáticas algo excéntrico y reservado hubiese alcanzado la fama mundial de John Nash si no se hubiesen dado las circunstancias que perfilaron su vida.

El genial matemático John Forbes Nash murió el pasado 23 de mayo junto a la mujer que fue su sustento y le permitió superar una acuciante esquizofrenia. Durante su dilatada carrera, desarrolló importantes avances matemáticos con aplicación directa en la economía, como la Teoría del Juego. Aunque si hoy nos entristece saber de su fallecimiento, quizás no sea tanto por su contribución, sino por su historia.

Compañero de Albert Einstein

John nació en el seno de la una familia “intelectual”. Su padre era ingeniero eléctrico (uno de los primeros en estudiar la electricidad) y su maestra de escuela. Desde temprana edad mostró una clara determinación por el estudio. Al principio quiso seguir los pasos de su padre, pero su primera carrera concluyó con un título de químico. Su brillante expediente y capacidad resolutiva le hizo valedor de una beca en la Universidad de Princeton con la que realizó su doctorado en matemáticas.

En Princeton coincidió con dos grandes genios del siglo XX, Albert Einstein y John Neumann. El ambiente universitario propicio y su condición de estudioso e investigador empedernido de las ciencias teóricas fueron el abono para que concluyera el desarrollo de sus tres grandes contribuciones a la ciencia: la Teoría de Juegos, las aportaciones a la geometría diferencial y el desarrollo de las ecuaciones derivadas parciales.

Nobel esquizofrénico

En 1994 la academia sueca le otorgó el Premio Nobel de Economía por sus contribuciones a la Teoría del Equilibrio y las ecuaciones en derivadas parciales. Por entonces, John Nash estaba sumido completamente en la enfermedad que definió su vida, la esquizofrenia.

A la edad de 30 años, en su mayor periodo de producción científica, lo que hasta entonces habían sido excentricidades de un genio evolucionó a esquizofrenia. Las alucinaciones acompañaron a John durante el resto de su vida.

Por suerte, su esposa, Alicia Lardé, estuvo a su lado en los momentos más difíciles, hasta su muerte. Con un divorcio de por medio provocado por el agravamiento de la enfermedad que finalmente concluyó con el fortalecimiento y “reboda” del matrimonio.

Fruto del matrimonio es su hijo John, quien ha heredado de su padre la misma fatídica enfermedad.

El legado de un genio

El 23 de mayo de 2015 John Nash viajaba en el asiento trasero de un taxi con Alice cuando un trágico accidente acabó con la vida de los dos. Llegaban de Noruega, a donde la pareja había viajado para que John recibiera el mayor galardón que puede otorgarse a un matemático, el Premio Abel.

Toda una vida de investigación y desarrollo de originales soluciones a problemas acuciantes de la economía le han valido a Nash un lugar destacado en la historia. Muchos lo recordarán por ser el inspirador del libro y película homónima Una mente maravillosa, mientras otros se quedarán con su contribución.

La labor de John Nash permite que en las cuestiones más difíciles se encuentre el equilibrio que dan lugar a decisiones racionales; la medida de cuerpos y superficies no geométricos y la resolución de ecuaciones cuya solución está en parte en sus funciones derivadas. Sencillamente, una mente maravillosa.

avatar

Redacción

La intención de este blog es difundir todas las noticias de la actualidad en cuanto a la economía del país. ¿Quién se anima a participar?

Deja un comentario