1609056

La imposibilidad del ajuste fiscal que se nos pide

Las últimas cifras publicadas del déficit fiscal de todas las Administraciones Públicas es del 8.5% del PIB, es decir, unos 91.000 millones de Euros.

El compromiso con Europa es que en el 2012 el déficit no superará el 4.5% del PIB, es decir unos 48.000 millones.

El ajuste, entre subida de ingresos y reducción de gastos, es de 43.000 millones.

Veamos como este ajuste es imposible, salvo que se tomen acciones similares a las que los “amigos” y socios europeos han impuesto a Grecia.

¿Que va a pasar con los ingresos de las Administraciones Públicas?

Esta es la gran incógnita puesto que los ingresos dependerán de las subidas de impuestos y tasas y del nivel de actividad económica.

En el 2011, año en el que hubo un crecimiento del PIB del 0,7% y en el que las tasas de varios impuestos, principalmente el IVA, eran superiores a las del 2010, los ingresos fiscales fueron unos 5.000 millones menos que en el 2010.

Europa pronostica para España una caída del PIB del 1% para el 2012, los analistas del FMI pronostican una caída del 1.7%.

A nadie extrañaría que la caída del PIB en el 2012 supere el 2%

En estas circunstancias es casi imposible que la recaudación de las Administraciones Públicas por todos los conceptos crezca, es muy probable que caiga.

Para nuestros cálculos supondremos que la recaudación no subirá en el 2012 sobre el 2011. En mi opinión este es un supuesto optimista.

El impuesto de sucesiones.

Hay un impuesto que podría producir ingresos sustanciales, que no impactaría negativamente en la actividad económica y que además puede ser fuertemente progresivo: El impuesto de sucesiones debidamente implementado.

El volumen total de las herencias en España supera los 100.000 millones al año, la mayoría de ellos corresponde a patrimonios superiores al millón de Euros.

Un impuesto de sucesiones con una excepción del 100% hasta un millón de Euro y con una tasa del 45% a partir de ahí, sin excepciones tales como la de empresa familiar y otras que se aplican en el impuesto del patrimonio, podría recaudar entre 20 y 30.000 millones al año. Esto es 2.5% del PIB.

Si consideramos que en España la presión fiscal es de 8 puntos menos de PIB que en Francia y de 15 puntos de PIB que en los países nórdicos y que la distribución de la renta en España es la peor (la más desigual) de las grandes economías europeas no parece que una medida de este tipo sea excesiva o impropia.

Este es la estructura del impuesto de sucesiones que existía en los Estados Unidos hasta la reducción de impuestos (para los ricos) de Bush en el 2001 y a la que se volverá a finales de este año.

Nadie espera que se haga esto en España donde los ricos son uno de los bienes más protegidos por nuestros políticos. Se prefiere sacrificar a toda la población.

El recorte de gastos.

Supongamos que queremos reducir los gastos de todas las Administraciones Públicas en 43.000 millones a ver donde llegamos con unas medidas duras pero “razonables”.

  • Salarios de funcionarios y empleados públicos: 125.000 millones en el 2011. Una reducción del 5% representaría 6.000 millones.
  • Pensiones de todo tipo: menos de 100.000 millones. Una reducción del 5%, representaría 5.000 millones.
  • Sanidad: gastos totales, incluidos empleados y funcionarios, unos 75.000 millones. El gasto de personal será quizás unos 25.000 millones. ¿Alguien piensa que se pueden reducir más de 3.000 millones en todo lo que no es personal después de 3 años de austeridad que ya llevamos al cuerpo? Yo creo que será imposible, pero digamos que ahorraremos 3.000 millones para seguir calculando.
  • Educación es parecida a la sanidad, calculemos otra reducción de 3.000 millones, siendo muy optimistas.
  • Inversiones: En el 2011 los empleos de capital de todas las Administraciones Públicas fueron unos 30.000 millones. El golpe de ahorro que se va a dar no creo que pueda pasar de los 10.000 millones, algo que ya pondría en serios aprietos a las grandes constructoras de obras públicas y otros.
  • Después de 3 años de austeridad real en la mayoría de las partidas de gasto es impensable que se pueda reducir mucho más de forma razonable.

Este cálculo nos da el resultado siguiente de reducciones : Salarios – 6.000 m. Pensiones – 5.000 m. Sanidad – 3.000 m. Educación – 3.000 m. Inversiones 10.000 m. Total= 28.000 millones.

La reducción d3escrita es ya bastante draconiana, pero nos quedamos cortos en 15.000 millones, lo que equivale a un 1.5% del PIB. Esta es la razón por la que el Gobierno busca reducir el objetivo de déficit del 4.5% al 5.5% del PIB.

El peor de los casos

Si como es muy posible Europa insiste en que hay que bajar el déficit al 4.5% del PIB y los muy europeos del PP tratan de llegar ahí, los recortes tendrían que ser del 10% del salario de funcionarios, el 7% de las pensiones, etc. Este nivel de recorte nos metería en la dinámica de Grecia y Portugal: Caída brutal de la actividad económica, superior al 2%, subida del paro hasta los 6 millones en marzo del 2013, ciada de la recaudación fiscal en más de 10.000 millones y fracaso en alcanzar en nivel de déficit del 4.5%.

Ha llegado la hora de enfrentarse a una Europa, principalmente Alemania, que ha dejado de ser razonable y a la que da igual infligir cualquier nivel de desgracia económica en sus países socios y “amigos” como se ha demostrado en Grecia. Alemania a la que los españoles subsidiamos cada día por la vía del mecanismo perverso del Euro no tiene prisa y puede esperar a ver que pasa, eso sí, ya ha dicho en todos los tonos que no quiere poner más dinero.

Si el PP se somete a este tratamiento por Europa e impone este tipo de medidas merecería que la ciudadanía se le enfrentara en la calle y en las urnas.

Cuentas de las Administraciones Públicas, tercer trimestre 2011.

avatar

Redacción

La intención de este blog es difundir todas las noticias de la actualidad en cuanto a la economía del país. ¿Quién se anima a participar?

Deja un comentario