Rajoy ha hecho lo que tenía que hacer en Europa

Rajoy ha hecho lo que tenía que hacer y quizás se haya quedado corto. Si España tratase de llegar al 4.5% de déficit fiscal entraría en la dinámica de Grecia: recortes de gastos, subidas de impuestos, caída de la actividad económica, incremento de paro, fallo en alcanzar el objetivo de déficit, y vuelta a empezar otra vez.

Si Rajoy permite que sus socios y “amigos” le presionen para que entre en esa dinámica se equivocaría totalmente con un perjuicio incalculable. Rajoy tiene herramientas poderosísimas de negociación, las que debería haber usado Zapatero y que dado su carácter no hizo. El Euro ha perjudicado enormemente a España y la sigue perjudicando cada día. Solo hay que mencionar esto y que quizás convendría empezar el desmantelamiento ordenado del Euro en vez de tanta austeridad sin luz al final del túnel, para que todos le escuchen.

El experimento del Euro ha sido enormemente beneficioso para Alemania y enormemente perjudicial para España. Las pruebas están a la vista: una Alemania con pleno empleo y una España con un 23% de paro, en recesión y con 100.000 millones en casas sin vender y que nunca debieron haber sido construidas. La razón de esto es que la política monetaria del Banco Central Europeo se hace a las órdenes y para lo que necesita Alemania, lo que perjudicó enormemente a España en los primeros años del Euro. El milagro alemán no se ha debido al comportamiento “moderado” de sus salarios como se dice sino a que ha tenido, como China, una moneda fuertemente devaluada, el Euro, que ha favorecido enormemente su actividad económica y que es lo que la sigue manteniendo.

A España la política monetaria del Banco Central Europeo en los primeros años de la década le originó inflación y burbuja de la construcción. Al mismo tiempo nos ha tocado vivir con una moneda sobrevaluada, el Euro, que perjudica enormemente nuestra actividad económica y la estructura de nuestra economía.

El Euro fue un error hace 10 años y lo sigue siendo hoy porque ni siquiera se habla de corregir los problemas estructurales del Euro que favorecen a unos países y perjudican a otros. El proyecto europeo es importante, necesitamos más Europa, pero no una unión de estabilidad como quiere Merkel, sino una unión económica con transferencias e inversiones directas de los países ricos hacia los menos ricos de manera que se produzca una convergencia rápida. Dado que Alemania, a la que favorece el Euro, quiere que todo siga igual en el Euro excepto con más disciplina fiscal, sin entrar en los verdaderos problemas del Euro, el proyecto europeo no nos favorece nada.

España tiene una herramienta poderosísima de negociación: o se entra AHORA en la creación de mecanismos para corregir los problemas estructurales del Euro o hay que abandonar el proyecto del Euro. Eso es lo que debía haber hecho Zapatero en el 2009 y lo que debe empezar a demandar Rajoy hoy sin admitir un no por respuesta. Ha hecho muy bien Rajoy empezando a demostrar que España no puede ser pisoteada y convertida en esclava como Grecia. Esperemos que continúe así y empiece a defender los intereses de la nación como ha venido haciendo Alemania.

Redacción

La intención de este blog es difundir todas las noticias de la actualidad en cuanto a la economía del país. ¿Quién se anima a participar?

Deja un comentario