Tiene Rajoy un Plan B por si falla el Plan A (que le fallará)

De momento todo lo que se le oye a Rajoy y adláteres es que España por encima de todo cumplirá con sus compromisos con Europa sobre el déficit fiscal. La austeridad es la única senda hacia el futuro para instaurar “confianza” lo que llevará al crecimiento y creación de empleo, si no este año, en el 2013. Completa seguridad por parte del Gobierno en que la austeridad y las “reformas estructurales” son el camino.

Cabe preguntarse que pasarán si están equivocados. ¿Qué ha de pasar para que reconozcan que están equivocados? ¿Cuánto tiempo ha de pasar?

La tarea de llegar a un déficit fiscal del 5.3% del PIB es casi imposible.

Los ingresos fiscales no parece que vaya a subir. Aunque el Gobierno va a tratar que la recaudación fiscal de todas la Administraciones Públicas suba, es difícil que con las medidas que probablemente tomarán la recaudación vaya a subir en un contexto de fuerte recesión. Subirán algunos de los siguientes: tasas, impuestos especiales, ibi, quizás el IVA, etc. No se habla, sin embargo, de tocar los únicos impuestos con capacidad de recaudación sustancial en estos momentos: el impuesto de sucesiones, el IVA para los servicios bancarios, que las “rentas del ahorro” paguen por IRPF las mismas tasas que las rentas del trabajo, supresión del escándalo de las SICAV. La razón por la que no se habla de ello es porque estos impuestos afectarían sobre todo a las grandes fortunas y a los bancos. El PP (también el PSOE) protege a ultranza los intereses de estos grupos aunque sea a costa del resto de la población.

Para cumplir con Bruselas, la reducción de gastos de las Administraciones Públicas en ausencia de crecimiento de la recaudación deberá ser de unos 55.000 millones este año, más del 12% del total del gasto de las Administraciones Públicas que fue de unos 430.000 millones en el 2011. De estos, el sueldo de empleados públicos son 123.000 millones, pensiones 100.000 millones, sanidad y enseñanza (excluyendo salarios) 90.000 millones, prestaciones de paro más de 35.000 millones, inversión pública 45.000 millones. Piensen Vds. de donde se va a reducir.

Se acaban de publicar ayer los datos de recaudación de los principales impuestos y los gastos del Estado (no del conjunto de todas las Administraciones Públicas). El resultado es totalmente descorazonador. La recaudación por caja en enero ha caído más de un 4% comparado con el 2011 y los gastos del Estado han crecido, hay que pensar que los gastos del resto de las Administraciones Públicas habrán crecido también, aunque tardaremos más de 6 meses en saber cuanto.

¿Que va a hacer Rajoy si como es previsible se empieza a ver con claridad después del verano, o quizás antes, que el objetivo de déficit no se cumplirá?

¿Mentirá como Zapatero o redoblará sus esfuerzos?

El Plan A dicta más austeridad y más “reformas estructurales”. El resultado de este plan es el de Grecia y el de Portugal: caída adicional de la actividad económica, caída de la recaudación, más déficit, , más paro, más austeridad y así sucesivamente.

El Plan B

No se si Rajoy tiene un Plan B, lo dudo.

My Plan B sería:

Subir la recaudación de las Administraciones Públicas de forma efectiva

España tiene una presión fiscal (recaudación / PIB) casi 10 puntos menos de PIB que Francia y 15 puntos más baja que los países nórdicos. Al mismo tiempo tiene una distribución de la renta muchísimo más desigual que esos países. El subir la presión fiscal a costa de las fortunas y rentas más altas es razonable, necesario y promotor de crecimiento.

Abolir el impuesto sobre el patrimonio
Instaurar un impuesto sobre sucesiones (mucho menos “distorsionador”) al estilo americano: una excepción del 100% hasta 1.000.000 de Euros y una tasa del 35% a partir de ahí, sin excepciones del tipo de la empresa familiar. 20.000 millones en recaudación. El pasar el patrimonio sin impuesto de succiones profundiza y acelera la desigualdad social y perjudica el crecimiento.
Hacer que las mal llamadas rentas del ahorro paguen igual que las rentas del trabajo, incluyendo el tema de las SICAV. 5.000 millones en recaudación. No hay razón real para la enorme desigualdad de impuestos sobre estos tipos de renta. Si queremos promover la inversión incentivemos a posteriori la inversión, no favorezcamos a los más ricos que quizás lo que hacen es comprarse un mercedes o invertir en China en vez de invertir en España.
Aplicar el IVA a los servicios financieros. 8.000 millones en recaudación. La única razón de que los servicios financieros no paguen IVA es la fuerza que los bancos tienen con los políticos.

Reformas estructurales reales

Acabar con la verdadera y afrentosa duplicidad en las Administraciones Públicas. ¿Tiene sentido 17 de todo?
Acabar con los permisos previos para todo sustituyéndolos por inspecciones a posteriori.
Etc. Está todo demasiado regulado.

El problema del Euro

Como dice Merkel, hace falta más Europa. Se queda corta sin embargo la Señora en que lo que hace falta es una Unión de Estabilidad. Eso no es más Europa, es preservar el diseño del Euro que favorece a Alemania y perjudica a España.

España debe plantear que no admitirá de ninguna manera ser “rescatada” al estilo griego. Si nos aproximamos a eso hay que plantear desmontar, de forma ordenada, el Euro que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a España y que favorece fundamentalmente a Alemania.

La alternativa a desmontar el Euro sería una Política Industrial Común con inversiones masivas directas de las grandes empresas europeas en los países de la periferia en un cierto porcentaje de la inversión total de las grandes empresas de los países centrales del Euro, principalmente Alemania. España es diferente de Alemania, porque carece de las empresas alemanas, no porque seamos menos productivos o nuestros costes laborales sean más altos (son bastante más bajos). Esto debería ir unido a un sistema de bienestar común europeo (pensiones sobre todo) e integración fiscal a nivel europeo para pagar ese estado de bienestar.

No tiene sentido que por preservar el Euro, porque lo quieren los bancos y las grandes empresas, y porque los políticos no quieran reconocer sus errores, se hable siquiera de que tienen que bajar los salarios en España. La injusticia del planteamiento debe ser calificada de alta traición.

Es más que dudoso que la rebaja de los salarios, que ya se está produciendo con fuerza, sirva para resolver los problemas de España. La opinión de todos los grandes economistas es negativa. Entre ellos Krugman, Stiglitz, Roubini, Rodrik, etc.

Redacción

La intención de este blog es difundir todas las noticias de la actualidad en cuanto a la economía del país. ¿Quién se anima a participar?

Deja un comentario